fbpx
ESCRIBINOS info@fusade.org

Planear, Preveer, Poder: la fórmula ausente en el management deportivo

Más allá de que frente al panorama sanitario global no parece prioritario destinar recursos para reorganizar un torneo de fútbol, la pandemia ya demostró la importancia -por cuestiones económicas y hasta psicológicas- de tratar de normalizar actividades.

Planear, preveer, poder. La PPP, una fórmula bastante elemental del mundo del management, ilustra con claridad el camino que es necesario tomar por estas horas para mitigar la orfandad a la que están sometidos hinchas, socios, espectadores y jugadores ante las incertezas de la realización de la Copa América.

Si bien es cierto que el contexto mundial afecta severamente cualquier tipo de planificación de largo -e incluso de mediano- plazo, la industria del deporte debe redoblar los esfuerzos para desarrollar las herramientas que permitan un funcionamiento organizado y eficiente del sistema.

A un mes del 11 de junio, la fecha estipulada para el comienzo de la Copa América, la situación sanitaria de nuestro país y el gravísimo conflicto social que sufre Colombia producen un panorama de gran incertidumbre. ¿Se hará o no se hará?

Sin dudas, los dirigentes de Conmebol y de cada asociación de Sudamérica deben estar poniendo sobre la mesa todas las alternativas posibles para definir la manera de realizar el torneo que, en los papeles, tendrá sede compartida.

Pero el caso sin dudas nos invita a reflexionar sobre una problemática que afecta la vida de las organizaciones deportivas en estos días y que atraviesa a las dirigencias de toda la región: la falta de conexión con el hincha y el socio, y la minimización del impacto que la desorganización y la falta de planificación tienen en sobre el espectáculo deportivo.

En el ámbito empresarial, frente a la organización de un evento se plantean todos los escenarios posibles, incluso los más negativos o desfavorables. La única forma de reaccionar a tiempo ante eventualidades es contar con un plan de contingencias robusto y bien pensado para atender anomalías, del origen que sea.

Hoy, frente a la Copa América se piensa en la organización completa en territorio argentino, con burbujas estrictas para las delegaciones, e incluso suena como alternativa la posibilidad de mudar el torneo a Paraguay.

Más allá de que frente al panorama sanitario global no parece prioritario destinar recursos para reorganizar un torneo de fútbol, la pandemia ya demostró la importancia -por cuestiones económicas y hasta psicológicas- de tratar de normalizar actividades. Obviamente, con los estrictos protocolos que procuran garantizar la seguridad de toda la sociedad.

La profesionalización que se advierte en buena parte de la dirigencia deportiva sin dudas ayudará a instrumentar de manera eficaz la diagramación de la Copa América 2021. Esperemos que la PPP aparezca definitivamente sobre la mesa. Esa será una señal de madurez para la región.