fbpx
ESCRIBINOS info@fusade.org

THAYS PRADO: “MIENTRAS MÁS MUJERES ESTÉN EN POSICIONES DE LIDERAZGO DENTRO DEL DEPORTE, MÁS ATLETAS PROSPERARÁN EN SUS CARRERAS Y SE CONVERTIRÁN EN MODELOS A SEGUIR PARA OTRAS”

Un ciclo virtuoso entre mujeres. Eso es lo que pretende construir Thays Prado desde su lugar como coordinadora de deportes de ONU Mujeres en Latinoamérica y el Caribe. Durante los diez minutos que expuso en el seminario “Deportes, Mujer y Liderazgo”, organizado por la Fundación Salud, Deporte y Educación (FuSaDE), compartió porcentajes estremecedores sobre la (poca) presencia de mujeres en lugares de poder alrededor del mundo, también puntos a reflexionar sobre cómo lograr la participación de la mujer en espacios de toma de decisiones y cuánto beneficiaría ese cambio, especialmente en el ámbito deportivo.

“Me gustaría empezar hablando de ‘La plataforma de acción de Beijing’, el documento más importante para los derechos de las mujeres y que este año cumple veinticinco años. Habla de los derechos de las mujeres en doce áreas distintas, una de ellas es el ejercicio del poder o el liderazgo. Desafortunadamente ningún país en el mundo ha logrado alcanzar la igualdad de género en ninguna de esas áreas, mucho menos en términos de liderazgo. Hoy las mujeres están sub representadas en todos los ámbitos de poder. De hecho, en los parlamentos no llegamos ni al 25%. En las Américas somos 30% pero en términos de población somos 50% así que estamos por debajo de la representación pretendida de la población. Solamente 11 mujeres en el mundo son jefas de estado, 12 son jefas de gobierno; hay 27 países en el mundo donde las mujeres no llegan ni siquiera a 10% de esas posiciones de liderazgo en el Parlamento. Y hay 3 países en los que no hay ni una mujer”, comenzó su exposición. Y sumó información sobre el sector privado, donde la situación tampoco es favorecedora para las mujeres: “Entre las 500 empresas más grandes del mundo solamente 6% de las líderes son mujeres”

En materia deportiva, “es aún peor”, dijo. “Las mujeres en posición de liderazgo en el deporte son pocas. Entre los miembros ejecutivos de FIFA, solo 9% son mujeres, en CONMEBOL, solamente el 25%; en el COEI, 31% de mujeres están en el comité ejecutivo y tienen la intención de llegar al cincuenta por ciento en 2024, lo que sería muy bueno para inspirar a los comités olímpicos nacionales. Por ejemplo, en las Américas 6 de 41 comités son encabezados por mujeres, 10 tienen a un secretaria general y 11 llegan al 30 % o más de representación femenina”. Al descubrir estas cifras, es ineludible preguntarse por qué. Siendo Prado una estudiosa del tema, lo explicó con facilidad: “La sociedad en la que vivimos es extremadamente discriminatoria y promociona relaciones que son desiguales de poder entre hombres y mujeres. Están basadas en sesgos inconscientes. Por las cosas que aprendemos y construimos socialmente y culturalmente, aprendemos a asociar ciertas características a los hombres, como la fuerza, la seguridad, la autoestima. Y a las mujeres las consideramos débiles, frágiles y emocionales. Con eso creamos estructuras sociales en que las mujeres están muy sobrecargadas, con tareas domésticas y de cuidado. El uso del tiempo de la mujer es mucho más complejo que en el hombre. Así perpetuamos muchos estereotipos de género. Por ese motivo, tenemos más hombres en posiciones de poder que mujeres”.

Durante su presentación, la representante de ONU Mujeres explicó que “si una organización no tiene a mujeres en posición de liderazgo, va a serle muy difícil lograr otros avances en término de igualdad de género y empoderamiento de mujeres y niñas en ese espacio”. Incluso, Thays enumeró estudios que demuestran que la presencia de igualdad de género en cualquier ámbito laboral brinda mayores ganancias económicas.

Qué necesitamos hacer para alcanzar más mujeres en posiciones de liderazgo dentro del deporte, según Thays Prado:

  • Trabajar las políticas de las organizaciones deportivas: Comités especiales, políticas de igualdad de género y presupuesto asociado para que las acciones sean desarrolladas.
  • Modernizar estructuras de gobernanza: No podemos esperar que la sociedad cambie para que las mujeres lleguen a esos lugares, tiene que ser al revés.
  • Reclutamiento: En general, el propio proceso excluye a las mujeres por eso es necesario comunicar, de manera clara, sobre los puestos gerenciales. Hay que salir de los círculos cerrados y buscar la paridad en los procesos de selección. Entrenar a los comités selectivos para evitar sesgos y que las mujeres sean excluidas.
  • Invertir a largo plazo en las mujeres que ya están en la organización: Ofrecer entrenamientos durante la jornada de trabajo y hacer un esfuerzo extra para acomodar las necesidades sociales de las mujeres.
  • Aprender con las personas que ya están en la organización: formar hombres y mujeres mentores.
  • Crear redes de mujeres dentro de los clubes.
  • Promocionar historia de mujeres líderes.
  • Cambiar la cultura organizacional contra la discriminación de las mujeres: Lograr que los hombres en posiciones de liderazgo compartan mensajes respetuosos e igualitarios. Tener una cultura de tolerancia cero a la discriminación y crear un ambiente seguro para que las mujeres puedan participar de verdad.
  • Mejora en las condiciones laborales: en términos de localización, horarios y carga laboral.

“Estos logros generarían un ciclo virtuoso: mientras más mujeres estén en posiciones de liderazgo dentro del deporte, más influenciarán a que las políticas y los programas permitan que las atletas prosperen en sus carreras y se conviertan en modelos a seguir para otras jóvenes y niñas”, aseguró Prado, que además considera que es importante extender estos puntos a los medios de comunicación deportivo que “pueden proporcionar la participación de más mujeres como editoras, periodistas y así mayor atención en la representación de mujeres en el deporte, cambiando la mirada cultural de las personas hacia las mujeres y niñas en la vida en general”.

En el cierre de su discurso, Thays dejó un mensaje muy significativo: “De esta manera las mujeres podrán disfrutar de las habilidades que el deporte proporciona: el espíritu de equipo, la fuerza y la resiliencia. Son habilidades muy importantes para cualquier líder en cualquier área de la sociedad. Está más que demostrado que las mujeres en posición de liderazgo generan sociedades más justas e interesante para todas y todos”.


Tras su presentación, Sofía Martínez (moderadora del Webinar), le hizo algunas preguntas que facilitaron los espectadores.

–¿Cómo funciona el deporte como herramienta de inclusión para las mujeres?

–Tenemos un programa muy interesante que se llama “Una victoria lleva a la otra”, acá en Argentina y también en Brasil, coordinada por ONU Mujeres y el Comité Olímpico Internacional. Es muy impresionante ver como las chicas que participan en ese programa desarrollan esas actividades. Porque el deporte es muy importante para cualquier persona: el espíritu de equipo, el liderazgo, perder y resistir, volver a apostar, ganar. Todas son habilidades para cualquier área de la vida y cualquier trabajo. No es solo en deporte, se puede multiplicar en cualquier ámbito de la vida. La metodología del proyecto es que esas chicas van a entrenar, participan de las actividades deportivas pero después reforzamos el aprendizaje que el deporte trae a través de talleres de habilidades para la vida. Las chicas aprenden sobre liderazgo, autoestima, salud sexual reproductiva, eliminación de violencia de género, empoderamiento económico. Es un espacio seguro, solo de chicas. Empiezan a hablar de esas barreras, de esas cuestiones y desarrollar habilidades de comunicación. Para niñas y adolescentes esta combinación entre deporte y talleres de habilidades para la vida brindó resultados muy interesantes. Hay grupos de chicas que empezaron con nosotros en 2016 y ahora tienen 18 y están buscando sus primeros trabajos saben que cuales son sus habilidades, las desarrollaron.

–¿Cómo están los países de Latinoamérica en materia de mujeres y liderazgo en el deporte?

–Es muy variable. En cada área es una cosa distinta. No me gusta poner los rankings así. Latinoamérica es muy apasionada por el fútbol y ahí hay una oportunidad de trabajar con ONG’s para el deporte para el desarrollo y permitir que más chicas tengan acceso al deporte desde el principio. El fútbol es uno de los deportes que más asociamos a las características masculinas.

–Los clubes son lugares muy poderosos, especialmente para la educación.

–La educación de los hombres, principalmente. Es un canal directo a muchos hombres que son hinchas de fútbol. Es una responsabilidad de los clubes y los atletas de diseminar esos mensajes a personas que, por ejemplo, nunca van a entrar a la web de ONU Mujeres porque no les interesa, no es su prioridad. Pero estará en una cancha y si el mensaje también está ahí podemos cambiar a una sociedad de una manera más rápida.
–¿Cuál es la presencia en materia de números de mujeres atletas en los Juegos Olímpicos? ¿Qué se espera para Tokio 2021?
–Creo que el porcentaje estaba en 48/49 %. El objetivo del Comité Olímpico (COI) es llegar al 50%. En los Juegos Olímpicos de la Juventud en Buenos Aires 2018 tuvimos paridad de género, la primera vez en la historia. Y los próximos, que serán en Senegal para 2022, serán los primeros juegos olímpicos para la Juventud en África con paridad de género en todas las disciplinas deportivas. Cambia esta mirada de la sociedad acerca de qué es un deporte de hombre o de mujer, cuáles son las características asociadas a cada género. El COI hizo muchos esfuerzos para garantizar esta paridad.


Aquí podés encontrar el webinar completo: