fbpx
ESCRIBINOS info@fusade.org

Un viaje de conexión, enseñanza y aprendizaje

Fueron diez días en Israel. Allí, el Dr. Matías Barreiro, presidente de FuSaDE, cumplió con una agenda que tenía como objetivo principal conocer los avances en materia de la salud y rehabilitación e incorporar nuevos conocimientos, tanto en la salud como en el deporte.

Entre sus encuentros más destacados, prevalece la visita a Beit Loewenstein, la clínica de rehabilitación más grande e importante del país. Allí, Barreiro fue recibido por el Dr. Hagay Amir, presidente del hospital, con quien pudo recorrer las instalaciones del lugar que además de ser líder mundial en evaluación del funcionamiento de pacientes con lesiones de la médula espinal y columna vertebral, tiene un área que se especializa desde hace cuarenta años en lesiones cerebrales producto de actos de guerra y terrorismo, así como de accidentes de tráfico, laborales y otros que causan una combinación de daño físico, neurológico y mental. Durante la visita, también estuvieron en el departamento de rehabilitación ortopédico que se focaliza en restaurar la movilidad y el funcionamiento de sus pacientes, con o sin dispositivos de asistencia, colaborando en una mejoría en su día a día.

Esa misma noche, el presidente de FuSaDE tuvo una comida en el restaurante Deca, de Tel Aviv, con Greg Masel, director general y CEO del Keren Hayesod-UIA y Moshe Hogeg, CEO y propietario del equipo de fútbol Beitar Jerusalem. Ambos comparten interés por el deporte y coinciden en la importancia de otorgarle una experiencia satisfactoria a los hinchas en una cancha de fútbol. Y acordaron colaborar en acciones de relación social y empresaria.

Cerca de Hadera, se ubica la Aldea Juvenil Ben Yakir. Allí, se irguió un campamento destinado a proveer un entorno positivo y de crecimiento para niños y adolescentes, nacidos en Etiopía, que están en riesgo. La aldea, que se fundó en 1974, ofrece actividades para varones orientadas al deporte, la música, el cuidado animal y los medios digitales. También, dicta cabalgatas terapéuticas y prepara para Bar Mitzvá con ceremonia final en el Muro de los Lamentos.

En la ciudad de Haifa se jugó el Shalom Game (Partido por la Paz) y allí estuvo Matías Barreiro. Se trata de un partido de fútbol entre los jugadores más importantes de Brasil e Israel. El objetivo es promover un mensaje de unidad entre dos naciones con culturas completamente disímiles entre sí.

Le siguió un encuentro con el personal médico del Centro Médico Ziv donde el presidente de FuSaDE escuchó atentamente el relato de los doctores que brindan atención a refugiados y combatientes sirios.

El último día de viaje, Matías tuvo una jornada donde combinó deporte y salud. Por un lado, estuvo junto a Zach Sichrur, fundador del equipo de la liga de fútbol de amputados de Israel, que durante una charla muy amena, le reveló al presidente de la fundación cuál es su método de entrenamiento. Por la noche, en su rol como director del Sanatorio Colegiales, Barreriro se reunió con Moshe Bar Siman Tov, ministro de salud de Israel, donde compartieron conocimientos.